Buscador

La Persona Altamente Sensible – The Highly Sensitive Person, según Elaine Aron

Traducido por la Asociación Católica de Psicología

laptop

Elaine Aron define un rasgo de personalidad distinto  que afecta a muchos, como a una de cada cinco personas. De acuerdo con la definición de la Dra. Aron, la Persona Altamente Sensible (HSP, Higly Sensitive Person) tiene un sistema nervioso sensible, es consciente de las sutilezas en su entorno y se abruma fácilmente  cuando se encuentra en un ambiente altamente estimulante.

Además, la Dra. Aron dice que el éxito de su libro The Highly Sensitive Person es motivo de celebración: “Lo hemos hecho nosotros. Y nos sorprendentemente, debido a que somos del 15 al 20% de la población- de esos son 50 millones en los EEUU. La gente altamente sensible es real, existimos, y lo hemos demostrado. Sólo eso, ya es algo para celebrar.


Otra razón que tienen Aron y sus compañeros HSP´s  para celebrar es la aceptación del rasgo de personalidad de Persona Altamente Sensible dentro de la corriente dominante de la psicología.  Después de numerosas entrevistas a profundidad, así como encuestas a más de  mil personas, los descubrimientos de la Dra. Aron han sido publicados en Counseling Today (Consejería Hoy), Consejería y Desarrollo Humano (Counseling and Human Development), y en el prestigioso  Diario de Personalidad y Psicología Social. (Journal of Personality and Social Psychology)


Eliane Aron cuenta con un doctorado en psicología clínica y una próspera práctica en psicoterapia. Ella es la primera terapista que dice a las Personas Altamente Sensibles cómo identificar su rasgo y para aprovecharlo en situaciones cotidianas. Las Personas Altamente Sensibles tienen un sistema nervioso sensible fuera de lo común -  siendo un acontecimiento  normal de acuerdo con Aron. “Cerca del 15 a 20 % de la población tiene este rasgo. Eso significa que usted es  consciente de sutilezas en su entorno, una gran ventaja en muchas situaciones. También significa que se abruma fácilmente  cuando ha estado en un ambiente altamente estimulante por mucho tiempo, bombardeado por imágenes y sonidos hasta estar exhausto. “Siendo ella misma una Persona Altamente Sensible, Aron asegura a otros Altamente Sensibles que ellos son completamente normales.  Su rasgo no es un defecto o síndrome, ni es una razón para presumir. Es una cualidad/ventaja que ellos pueden aprender a usar y proteger.


Al definir a la Persona Altamente Sensible, la Dra. Aron proporciona ejemplos de comportamientos característicos, y esos son reflejados en preguntas típicas que ella hace a sus pacientes o en temas de entrevistas:


¿Se ve usted fácilmente sobrepasado por cosas como luces brillantes, olores fuertes, tejidos ásperos, o sirenas cerca?
¿Se “agita” cuando tiene muchas cosas que hacer en una corta cantidad de tiempo?
¿Considera importante evadir películas y programas de TV violentos?
¿Durante días atareados, necesita retiraste, ir a la  cama o estar en un cuarto oscuro o algún lugar donde pueda tener privacidad y aliviarse de la situación?
¿Descubre que es de alta prioridad programar su vida para evadir molestias o situaciones que lo abrumen?
¿Usted nota o le gustan perfumes, sabores, sonidos o obras de arte delicadas y finas?
¿Tiene una vida interior rica y compleja?
¿Cuando era niño, sus padres o maestros lo veían como sensible o tímido?


La Dra. Aron explica que en el pasado las Personas Altamente Sensibles eran llamadas “tímidos”, “inhibidos” o “introvertidos”, “pero esas etiquetas pierden completamente el sentido del rasgo. El treinta por ciento de las Personas Altamente Sensibles son en realidad extrovertidos.  Las Personas Altamente Sensibles sólo se muestran inhibidas porque están muy atentos a todas las posibilidades en una situación.  Ellos hacen una pausa antes de actuar, reflexionan sobre sus experiencias pasadas. Si éstas fueron en su mayoría experiencias negativas, entonces sí, serán verdaderamente tímidos. Pero en una cultura que prefiere a los confiados, audaces, extrovertidos, es perjudicial; así como también el “estigmatizar” o “condenar” a todos los Altamente Sensibles como tímidos cuando muchos no lo son. En The Highly Sensitive Person, la Dra. Aron enmarca estas palabras que “etiquetan” y su aplicación común a las Personas Altamente Sensibles bajo una luz más positiva y ayuda a las Personas Altamente Sensibles a usar y ver estos aspectos de su personalidad como fuerzas más que debilidades.


La sensibilidad no es un defecto. Regularmente, muchas Personas Altamente Sensibles son trabajadores productivos, compañeros pensativos y atentos, e individuos intelectualmente talentosos. De acuerdo con la Dra. Aron, las Personas Altamente Sensibles podrían contribuir mucho más a la sociedad si ellos recibieran la clase de atención adecuada- y su bestseller nacional prueba que ese 15-20% de la población está deseosa de empezar con buen pie a hacer valer su rasgo de personalidad único.

 

Fuente: Traducido por ACAP Asociación Católica de Psicología 2006 de THE HIGHLY SENSITIVE PERSON: How to Thrive When the World Overwhelms You, by Elaine N. Aron, Ph.D. ISBN: 0-553-06218-2 Comentarios imprimir Imprimir